Nutrición

¿Por qué consumirlos?

El Pollo y el Huevo son alimentos que forman parte de una dieta balanceada en proteínas. Ambos son una fuente de vitaminas y con alto valor nutricional.


La carne de pollo por ejemplo, tiene un alto contenido en hierro y ácido fólico protegen al organismo de la anemia; su aporte de vitaminas del complejo B favorecen el funcionamiento del sistema nervioso; los minerales que posee (potasio, magnesio y fósforo) contribuyen a un buen estado neuromuscular que facilitan el trabajo de contracción de los músculos.

Mientras que el huevo contiene las proteínas de mayor valor biológico, es decir aquellas que se  asimilan con mayor proporción en nuestro organismo. Un huevo aporta  a nuestro organismo unos 6 grs. de proteínas,  5 grs. de grasa, 1 mg. de hierro, 225 grs. de colesterol y las vitaminas A, D, B12, B2.

  • PDF